Unas vacaciones mágicas – Islands of Adventures

DSCF0756

Dicen que no hay nada como una conversación sincera con la almohada y honestamente a mí me hizo mucho bien el par de horas extra de sueño que pude disfrutar la noche anterior.

En realidad desde que empezamos a planear un viaje de ocho días consecutivos de parque sin un solo día de descanso por el medio (primer error), yo sabía que mi lupus se iba a manifestar en algún momento. Sin embargo, me convencí a mí misma de que iba a poder darme cuenta cuando esto pasara y de que iba a poder hacer ajustes para no dañar las vacaciones. Ese fue mi segundo error. Lo cierto es que el día anterior estaba tan exhausta y me sentía tan mal que no tuve manera de darme cuenta de lo difícil que yo estaba hasta el día siguiente cuando pude verlo todo en perspectiva (claro, después de que había descansado).

Así que mi consejo para los que van a viajar es, si uno de los viajeros tiene alguna condición de salud, tómenlo en cuenta en los planes. No es como que uno también puede tomar vacaciones de su salud. No hagan como yo, que de repente me creo la Mujer Maravilla y creo que puedo con todo.

Además, tengo que reconocer que en estas vacaciones empujamos mucho a los niños a probar cosas nuevas. Y sobre todo en el caso de Sebastián, como es tan grande, se nos olvida con mucha frecuencia que sólo tiene ocho años y hasta hace muy recientemente todavía no tenía la altura necesaria para subirse en las montañas rusas.

Después de poner las cosas en perspectiva y de prácticamente haberles dañado el día a todos en Universal Studios, yo estaba decidida a no permitir que el cansancio me volviera a convertir en una histérica intransigente. Así que con mi mejor cara, llegué a Islands of Adventure dispuesta a pasarla súper. Y les adelanto que Islands of Adventure, el cual tampoco habíamos visitado antes, se convirtió en uno de mis parques favoritos y será una parada obligada en futuros viajes.

DSCF0990El día empezó súper bien. La primera atracción en la que nos montamos fue en la del Hombre Araña (The Amazing Adventures of Spiderman) en Marvel Super Hero Island. ¿Por dónde empiezo? Es que hasta hacer la fila es una experiencia. La fila pasa a través del Daily Bugle y uno va viendo los cubículos de los reporteros, el comedor y área de break y casi al final recibes un briefing del propio John Jonah Jameson Jr.

El ride es 3D… 4D… Marco y Sebastián no pueden ponerse de acuerdo al respecto, pero lo importante es que es brutal. Es como estar dentro del comic o de una de las películas. Una de esas escenas en las que todo es caos a tu alrededor. Hay fuego (uno siente el caliente), agua (sí, te salpican también), Hay también varias ocasiones en las que aparece, colado en el ride, Stan Lee, el creador de Spiderman y otros super héroes de Marvel.

Es más, este ride nos gustó tanto que cuando nos íbamos por la tarde volvimos a subirnos.

DSCF0782A mí me gustó mucho también el área de Toon Lagoon, en donde todo se ve como si fuera una gigantesca comiquita. Para mí, que pasí toda mi niñez leyendo los muñequitos que salían los domingos en el periódico, fue como un viaje al pasado. Allí me encontré con periquita, Beto el recluta, Benitín y Eneas, Lorenzo y Pepita, Marmaduke y todos los personajes de las tirillas cómicas que me encantaban.

De ahí fuimos directo para Jurasic Park River Adventure. Este ride está bueno, sobre todo la última caída con mega splash, después de un encuentro cercano con un T-Rex. Aunque eso fue precisamente lo que no le encantó a Sebastián.

Pero finalmente llegamos al lugar que yo estaba ansiosa por pisar… The Wizarding Word of Harry Potter.

20130528_110203No me averguenza decir que empecé a brincar como nena chiquita de la emoción desde el momento en que vi Hogwarts por primera vez.

A mí me preocupaba un poco el hecho de que tenía grandess expectativas con el área de Harry Potter del parque. Pero ciertamente quedé más que satisfecha con todo.

¿Cómo les describo la experiencia? Honestamente no para con mucha frecuencia, pero se me hace difícil encontrar las palabras para contarles lo maravillosa que fue esta experiencia para mí.

DSCF0814Tan pronto pasamos por el portón con el letrero de Hogsmeade, lo primero que hice fue comprarme un butterbeer. ¿Honestamente alguien lo dudaba? Ya me habían dicho que probara el butterbeer frozen, porque caliente resulta algo empalagoso. Pero con el calor que hacía, escoger no era un problema.

El día anterior yo me había comprado mi camiseta de Ravenclaw precisamente para ponérmela ése día. Llevaba años buscando una camiseta de Ravenclaw, pero en Puerto Rico sólo se pueden encontrar las de Griffindor (por supuesto, todos los muggles compran camisetas de Griffindor) y de Slytherin (los muggles que quieren parecer cool compran camisetas de Slytherin).

Yo quería dos pares de ojos más para poder mirarlo todo. Es que el área está tan bien hecha que es un gusto estar allí.

Harry Potter and the Forbidden Journey es un ride tipo simulador. Parece como si uno fuese volando en una escoba con Harry. El ride se encuentra dentro de Hogwarts. Este es una ocasión en que no molesta hacer la fila porque ésta es parte de la atracción. Mientras uno hace la fila va caminando a través del castillo y pasa por el invernadero con todo y las mandrágoras listas para una clase de herbología, por el estudio de Dumbledore (el pensive se ve brutal), por el salón de defensa contra las artes oscuras, donde nos encontramos con Harry, Hermione y Ron.

DSCF0891Hay tantos y tantos detalles que uno no sabe para dónde mirar. Tan pronto entras al castillo te encuentras con los marcadores de los puntos que tiene cada casa. Más adelante ves los cuadros moviéndose y hablando. También le pasamos por el frente al espejo de Erised. Todo es una obra de arte. Cuando llegamos al great hall (con las velas suspendidas en el aire y toda la cosa) es que nos montamos en un carrito de cuatro personas y salimos, siguiendo a Harry quien nos va a guíar en esta aventura.

En el ride nos encontramos con un Hungarian horntail mientras volamos sobre el castillo, entramos a la cámara secreta, a la cueva de Aragog y hasta tenemos un encuentro cercano con el whomping willow y con algunos dementors. Hasta que regresamos nuevamente al great hall.

Me monté dos veces, pero en realidad quería montarme una y otra vez.

En el ride Flight of the Hippogriff además pudieron subirse los niños. Es un ride bastante suavecito y corto, pero lo más cool es que en la fila pasas justo frente a la casa de Hagrid y más adelante hay un nido gigantesco con un hippogrifo bebé. Súper cute.

En Hogsmade también me faltaron ojos. Es que hay tantos detalles que uno no sabe para dónde mirar. Las varitas en Olivander’s, el traje de Hermione en la película de Goblet of Fire en la ventana de Gladraggs, los fuegos artificiales del Fr. Filibuster en Zonkos, las lechuzas que se mueven en la oficina de correos. Hasta la ATH tiene un letrero de Gringotts y si entras al baño puedes escuchar la vocecita quejona de Moaning Mirtle.

El restaurante del área está brutal. Si entras por una puerta es The Hog’s Head y por la otra es The Three Broomstics. La comida es riquísima.

Honeydukes es toda una experiencia y realmente quieres llevarte todo un saco de dulces a la casa. Para Sebastián lo mejor fue que, precisamente en Honeydukes se encontró un billete de diez dólares en el piso.

DSCF0947A él no le gustan los dulces, así que no lo iba a despilfarrar allí, pero justo saliendo de Hogsmeade hay juegos de carnaval y Seba en seguida quizo gastar allí su recientemente adquirida riqueza. En un juego de esos de disparar agua para que un muñequito suba. Pues con su dinera, Sebastián pagó para que él y Marco Jugaran (era cinco dólares por persona) y Marco se ganó a Shadow. Jugaron otra vez y Sebastián se ganó a Sonic. Dos niños contentos instantáneamente.

Con mucha tristeza finalmente salí de Hogsmeade, porque, créanme, bien hubiera podido quedarme allí todo el día explorando cada recoveco.

Uno de los últimos rides en que nos subimos fue en Popeye and Bluto’s Bilge-Rat Barges.  Este ride es súper divertido. Te montas en unos varquitos redondos que bajan por unos rápidos y el único propósito es ensoparte. Creo que, por razones obvias, éste fue uno de los rides que más le gustó a Marco y Sebastián. Nos reímos de principio a fin sin poder parar. Además teníamos una apuesta de que el primero en mojarse tendría que pagar la merienda. Al final cada quien compró lo suyo, porque lo cierto es que todos terminamos como si acabáramos de salir de la playa.

Nuestro día en Islands of Adventures terminó con un último ride en Spiderman y otro en The Incredible Hulk. Este ride está brutal y valió la pena esperar un poquito más para sentarnos en la primera fila.

Para mí, Islands of Adventures fue el parque más divertido de todo el viaje. Estoy loca por volver.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s