Adiós 2013

año-nuevo-2014Todos los fines de año, como la mayoría del mundo hace, yo preparo mi lista de resoluciones para el año próximo llena de optimismo y de entusiasmo por lo que viene.

El año pasado, cuando me senté a hacer este ejercicio anual de pasar revista a mi vida, me di cuenta de que en el 2012 había logrado casi todas las resoluciones de mi lista. Esa debe ser la razón por la que para el 2013 me puse unas metas, más que optimistas, irrealistas, diría yo ahora mirando atrás.

La consecuencia de esto es que, naturalmente, en el 2013 no logré completar ni la mitad de mi lista de resoluciones.

A medida que se iba acercando diciembre, esto era algo que me mortificaba un poco, porque, ¿qué diría de mí, del tipo de persona que soy, si no podía realizar ni siquiera la mitad de las cosas que me había propuesto para este año?

De hecho, pensé no escribir este post (post que se suponía que sería para compartir con ustedes mi victoria sobre la lista), pero con el paso de los años he tenido que aceptar que las cosas casi nunca salen como uno las planea y eso no es necesariamente malo.

Cierto, no bajé las libras que quería este año (mi eterna resolución inalcanzable), pero empecé a hacer Zumba y adquirí dos horas a la semana que son completa y absolutamente para mí, sin interrupciones. Además corrí en un 5K y no será el último. El próximo lo voy a correr mucho mejor.

Todos nos mantuvimos más activos. Los niños y Néstor empezaron a jugar baloncesto. Los niños también empezaron a tomar clases de baile. Conocimos gente nueva y nuestras vidas se volvieron mucho más complicadas con tantos compromisos.

Pero fue un año divertido.

Viajamos mucho más de lo usual. Este año fuimos a Disney, a República Dominicana y a México. Y bueno, terminamos el año con menos chavos y más deudas de lo que nos habría gustado. Pero ya ¿quién nos quita lo bailado?

Este fue un año de cambios. Más que nada, cambios de percepción. Para mí fue un año de ver cosas que nunca antes imaginé que estaban frente a mí, o quizás que daba por sentado. Un año de descubrir que muchos de mis prejuicios (buenos y malos) estaban equivocados. Un año en el que aprendí lecciones que (espero) me ayudarán a ver las cosas como son de ahora en adelante.

Claro que voy a hacer mi lista de resoluciones para el 2014. Y de entrada le voy a dar copy/paste a mi eterna resolución de bajar de peso. Porque a fin de cuentas, el punto no es tachar todas las resoluciones de la lista. El punto es intentarlo. Así que, para el año que viene, ya tengo el doble de resoluciones en mi lista. Veremos qué pasa.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s